El Proyecto Especial Sierra Centro Sur (PESCS), es un órgano adscrito al Sector Ministerio de Agricultura y Riego; fue creado mediante Decreto Supremo Nº 072- 82-PCM, con el propósito de revertir la extrema pobreza, evitando la persistente pauperización y polarización social en su área de acción, vislumbrando la elaboración de estudios y la ejecución de un conjunto de proyectos de infraestructura económica, productiva y social. El PESCS como organismo de desarrollo, durante sus 35 años de funcionamiento, ha ejecutado diversas acciones, estudios y obras, en los sectores de agricultura, transporte, medio ambiente, salud y educación, entre otros; habiendo alcanzado logros significativos con lo cual la población beneficiada hasta el presente ha mejorado sus niveles de vida. Para el financiamiento de estas acciones, estudios y obras, se ha contado con el valioso aporte de Organismos Externos, así tenemos:

• El 10 de Enero de 1983, el Gobierno peruano suscribe el Convenio Nº ATN/2171-PE, con el Banco Interamericano de Desarrollo, mediante el cual se financia en la modalidad de cooperación técnica no reembolsable y Contrapartida Nacional, la ejecución del Plan de Emergencia, entre 1983 y mediados de 1987, orientando los recursos a la rehabilitación de las zonas deprimidas de la Región sierra centro sur con obras de infraestructura social, comunal e irrigaciones, ampliándose posteriormente con la incorporación de los componentes energético, pesquero, artesanal, titulación de tierras y apoyo a la Universidad Nacional San Cristóbal de Huamanga. • El 12 de Mayo de 1995 el Gobierno del Perú y los EE.UU. de Norteamérica, suscriben el Convenio de Donación USAID Nº 527-0348, para la ejecución del Programa de Desarrollo Alternativo en el valle del Río Apurímac. Por encargo de DEVIDA (anterior CONTRADROGAS), ente representante del Gobierno Peruano.

• El 02 de Octubre de 1997, el Gobierno Peruano suscribe el convenio con los representantes de los Países Bajos – Holanda para la Ejecución del Proyecto de Reconstrucción Productiva Ayacucho y Huancavelica. Sin embargo, dada la amplitud del ámbito de influencia, el asentamiento de la población rural se encuentra en forma dispersa y las limitaciones presupuestales, hacen que gran parte de la población aún no sea atendida y que obras de mucha importancia para el desarrollo de la zona no estén concluidas, otras que son requeridas se encuentran esperando su oportunidad de financiamiento, por lo que es necesario continuar impulsando su desarrollo.